El simple roce de sus labios en mi mejilla provocaba una explosión dentro de mí.
Un abrazo suyo me proporcionaba el calor que necesitaba.
Y un beso… Un beso suyo me hacía la persona más feliz.
El tenerle conmigo ya no era un sueño, sino una realidad.

(via hachedesilencio)